COVID-19

Puede tener algunas preguntas sobre COVID-19. Abajo están las respuestas a algunas preguntas frecuentes. También lo animamos a hablar con su médico o proveedor sobre sus preguntas y preocupaciones.
  • Kits de prueba del COVID-19 de venta libre

    Visite la página de kits de prueba del COVID-19 para obtener información sobre la cobertura, el reembolso y la cantidad de kits disponibles.

  • Síntomas del COVID-19

    Según los CDC, los síntomas del COVID-19 pueden variar de leves a graves y pueden aparecer de 2 a 14 días después de haber estado expuesto al virus. Los síntomas observados con la infección por COVID-19 no son específicos, estos pueden ser desde síntomas similares a los del resfrío en casos leves hasta enfermedades graves y la muerte.


    Consejos para prevenir el COVID-19:

    • Lávese las manos.

    • Evite los apretones de manos.

    • Evite las reuniones públicas.

    • Manténgase alejado de quienes están enfermos.

  • ¿Cuáles son los riesgos de contraer COVID-19? ¿Cuáles son los riesgos de no vacunarse?
    El COVID-19 es un virus respiratorio muy contagioso que infectó a millones de personas y provocó millones de muertes según la Organización Mundial de la Salud e información específica de Estados Unidos, según los CDC.

     

    Los adultos mayores y las personas que tienen condiciones médicas subyacentes graves, como enfermedades cardíacas o pulmonares, o diabetes, parecen tener un mayor riesgo de tener complicaciones más graves por la enfermedad del COVID-19.  La enfermedad grave por COVID-19 se caracteriza por hospitalización, ingreso a la ICU, intubación o ventilación mecánica, o muerte. También hay cada vez más informes de complicaciones de largo plazo por el COVID-19, incluyendo niebla mental, dificultad para respirar, cansancio extremo y depresión.

     

    Cuanto antes se vacune, antes puede desarrollar inmunidad al virus. Las medidas de seguridad que puede practicar para detener la transmisión del COVID-19 incluyen usar una mascarilla, el distanciamiento social, lavarse bien las manos y recibir la vacuna del COVID-19.

  • ¿Cómo funcionan las vacunas del COVID-19?

    Según los CDC, las vacunas del COVID-19 ayudan a nuestros cuerpos a producir anticuerpos y desarrollar inmunidad contra el virus que causa el COVID-19 sin que tengamos que contraer la enfermedad. Además, la vacuna hace que el cuerpo produzca linfocitos “dotados de memoria” que recordarán cómo combatir ese virus en el futuro.


    Por lo general, el cuerpo tarda algunas semanas en producir anticuerpos e inmunidad después de la vacunación. Por lo tanto, es posible que una persona se infecte con el virus que causa el COVID-19 justo antes o después de la vacunación y luego se enferme porque la vacuna no tuvo suficiente tiempo para dar protección.


    Dos de las vacunas que la FDA aprobó para la Autorización de Uso de Emergencia (EUA) usan la misma tecnología novedosa de ARNm (Pfizer y Moderna), inyectan pequeños fragmentos de material genético que las células del cuerpo usan para producir una proteína similar al coronavirus. En respuesta a esta proteína, el cuerpo crea anticuerpos que están preparados para combatir el virus.


    La vacuna desarrollada por Janssen (Johnson & Johnson) que se aprobó para la Autorización de uso de emergencia (EUA) es una vacuna de vector viral que usa una versión debilitada de un virus diferente para enseñar a nuestras células a producir una proteína que desencadena una respuesta inmunológica en nuestros cuerpos. Esa respuesta inmunológica, que produce anticuerpos, es lo que evita que nos contagiemos si el virus real entra en el cuerpo. La vacuna no causará una infección del COVID-19 o del virus que se usa como vector. Las vacunas de este tipo se estudiaron mucho en ensayos clínicos y se usaron para reaccionar a brotes recientes de ébola.


    A veces, después de la vacunación, el proceso de producción de anticuerpos y desarrollo de la inmunidad puede causar síntomas, como fiebre. Estos síntomas son normales y son una señal de que el cuerpo está desarrollando inmunidad.

  • ¿Tienen los pacientes que pagar por la vacuna del COVID-19?
    Según los CDC, las vacunas del COVID-19 se administrarán sin costo alguno para los pacientes. Sin embargo, los proveedores de vacunas pueden cobrar una tasa administrativa por administrar la vacuna.  La compañía de seguros pública o privada del paciente reembolsa esta tasa o, para los pacientes sin seguro, la paga el Fondo de Ayuda para Proveedores de la Administración de Recursos y Servicios de salud. No hay costo de bolsillo para los receptores de la vacuna.
  • ¿Cubre también la vacuna de la gripe el COVID-19?
    No. La vacuna de la gripe es importante para protegerlo de la gripe, sobre todo durante la actual pandemia de coronavirus, pero no lo vacuna contra el COVID-19. Recibir la vacuna de la gripe y la vacuna del COVID-19 es importante para mantenerse sano. La vacuna de la gripe es importante para protegerlo de la gripe, sobre todo durante la actual pandemia de coronavirus, pero no lo vacuna para el COVID-19. Recibir la vacuna del COVID-19 lo ayudará a protegerse y a prevenir la transmisión del coronavirus.
  • ¿Cuáles son los beneficios de recibir la vacuna del COVID-19?

    Según los CDC:

    • La vacunación hará que sea menos probable que contraiga COVID-19.

    • La vacunación será una forma más segura de ayudar a crear protección mediante la inmunidad colectiva.

    • La vacunación será una herramienta importante para ayudar a detener la pandemia.

  • ¿Cuántas dosis de la vacuna necesitaré? ¿Deben ser del mismo fabricante?

    Según los CDC, todas menos una de las vacunas del COVID-19 que están actualmente en ensayos clínicos de fase 3 en los Estados Unidos necesitan dos inyecciones para ser eficaces. Para las vacunas que requieren dos dosis, ambas dosis deben ser del mismo fabricante.


    La vacuna BNT162b2 de Pfizer BioNTech requiere 2 dosis, con 21 días de diferencia. Las dosis que se administran en o después del día 17 se consideran válidas. 

    La vacuna Moderna mRNA-1273 requiere 2 dosis, con 28 días de diferencia. Se consideran las dosis que se administran en o después del día 24. 

    La vacuna de Janssen (Johnson and Johnson) requiere 1 dosis.

    Ambas dosis de la vacuna deben ser del mismo fabricante. Recibirá hojas informativas para pacientes que indicarán qué vacuna recibió. Lo animamos a que se comunique con su proveedor sobre la vacuna que recibió cuando programe y cuando reciba su segunda dosis. Cuando reciba su primera dosis, debe recibir documentación en la que se indique qué vacuna recibió. Guarde ese documento y llévelo con usted para su segunda dosis (si es necesario).

  • Si di positivo y me recuperé del COVID-19, ¿todavía necesito la vacuna?

    Según los datos de los ensayos clínicos, las vacunas del COVID-19 son seguras para personas que demuestren que tuvieron una infección previa por SARS-CoV-2. La vacunación se debería ofrecer a las personas independientemente de los antecedentes de infección por SARS-CoV-2 sintomática o asintomática. No se recomiendan las pruebas virales para evaluar la infección aguda por SARS-CoV-2 o las pruebas serológicas para evaluar la infección previa únicamente para tomar decisiones sobre la vacuna.

     

    La vacunación de personas con infección actual conocida por SARS-CoV-2 se debe posponer hasta que la persona se haya recuperado de la enfermedad aguda (si la persona tenía síntomas) y se hayan cumplido los criterios para suspender el aislamiento. Esta recomendación se aplica a las personas que desarrollan la infección por SARS-CoV-2 antes de recibir cualquier dosis de la vacuna, y a quienes desarrollan la infección por SARS-CoV-2 después de la primera dosis, pero antes de recibir la segunda dosis. Aunque no existe un intervalo mínimo recomendado entre la infección y la vacunación, según lo que se demostró actualmente, la reinfección es poco frecuente en los 90 días después de la infección inicial. Por lo tanto, las personas con infección aguda por SARS-CoV-2 documentada en los 90 días anteriores pueden retrasar la vacunación hasta casi el final de este período, si eso quieren.

  • ¿Cuáles son los riesgos de la vacuna?
    Las pruebas rigurosas de la FD’A ayudan a garantizar que las vacunas sean seguras y muy eficaces. Sin embargo, todos los medicamentos, incluyendo las vacunas, conllevan un pequeño riesgo de efectos secundarios. Los efectos secundarios más frecuentes se identifican en ensayos clínicos antes de que se apruebe la vacuna, pero es posible que los efectos secundarios menos frecuentes no se detecten hasta que los medicamentos o las vacunas están más ampliamente disponibles. E’s por eso que las vacunas se controlan de forma continua y cuidadosa para detectar posibles efectos secundarios, incluso después de obtener la licencia.
  • Después de recibir la vacuna, ¿qué efectos secundarios podría tener? ¿Es cierto que se pueden tener más efectos secundarios después de la segunda dosis?

    Los receptores de la vacuna del COVID-19 pueden esperar tener síntomas como dolor, hinchazón, enrojecimiento en el lugar de la inyección, hinchazón en los ganglios linfáticos del mismo lado del brazo que recibió la vacuna, fiebre, cansancio, dolor de cabeza, escalofríos y dolor muscular/articular después de la vacunación. Dependiendo del producto de la vacuna, el grupo de edad y la dosis de la vacuna, aproximadamente el 80–89 % de las personas vacunadas desarrollan al menos un síntoma alrededor del lugar de la inyección y el 55–83 % desarrollan síntomas como fiebre, cansancio, dolor de cabeza, escalofríos y dolor muscular/articular después de la vacunación.

     

    Los síntomas como fiebre, cansancio, dolor de cabeza, escalofríos y dolor muscular/articular suelen ser de intensidad leve a moderada, ocurren en los primeros tres días después de la vacunación y deja de tenerlos en 1–3 días después de que comiencen. Para las vacunas de dos dosis, estos síntomas son más frecuentes y graves después de la segunda dosis y entre las personas más jóvenes (menores de 55 años) comparado con las personas mayores (mayores de 65 años), y la intensidad de los efectos secundarios después de la segunda dosis tiende a ser más frecuente a medida que su cuerpo desarrolla una mayor inmunidad al COVID-19. A menos que las personas tengan reacciones alérgicas graves a la vacunación, se las debe animar a completar el esquema de vacunación, incluso si tienen síntomas después de la primera dosis para aumentar la protección contra el COVID-19.

  • ¿Cuándo estará disponible una vacuna del COVID-19 para niños?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó la Autorización de Uso de Emergencia (EUA) de la vacuna del COVID-19 de Pfizer-BioNTech para adolescentes de 5 a 15 años, después de que se demostrara que la vacuna tiene una eficacia del 100 % en este rango de edad y la suelen tolerar bien, como se vio en adolescentes y adultos. La vacuna se autorizó anteriormente para personas mayores de 16 años. 

     

    Varios fabricantes de vacunas también están haciendo ensayos en niños más pequeños, a partir de los 6 meses. Hable con el pediatra de su hijo para confirmar cuándo su hijo podría recibir una vacuna.

  • ¿Es la vacuna del COVID-19 segura para mi hijo?

    • Hasta la fecha, Pfizer-BioNTech comenzó a probar su vacuna del COVID-19 en niños menores de 12 años y completó un estudio en niños de 12 a 15 años. La FDA dio una extensión para el grupo de edad de 12 a 15 años para su EUA que se aprobó en diciembre de 2020 para indicaciones de vacunación.


    • Los ensayos clínicos demostraron que la vacuna de Pfizer-BioNTech era 100 % eficaz y no presentaba problemas de seguridad graves en adolescentes (12 a 15 años de edad), lo que llevó a la FDA a dar la EUA.


    • Pfizer y BioNTech hicieron ensayos clínicos en 2,260 adolescentes con la mitad asignados al azar para recibir la vacuna (2 dosis, con 3 semanas de diferencia) y la otra mitad para recibir un placebo. Les hicieron un seguimiento a los participantes por dos meses.


    • Entre 1,005 receptores de vacunas, no hubo casos de COVID-19 y se informaron 16 casos de los 978 receptores de placebo. Un análisis de inmunogenicidad en 190 participantes también mostró que la respuesta inmunológica para los jóvenes de 12 a 15 años fue tan favorable como la respuesta para las personas de 16 a 25 años.

  • ¿Hay preocupaciones por la fertilidad después de recibir la vacuna del COVID-19?
    Actualmente no se demostró que ninguna vacuna, incluyendo las vacunas del COVID-19, cause problemas de fertilidad o problemas para intentar quedar embarazada. Los CDC no recomiendan pruebas de embarazo de rutina antes de la vacunación del COVID-19. Al igual que con todas las vacunas, los científicos continúan estudiando minuciosamente las vacunas del COVID-19 para detectar efectos secundarios e informarán de los hallazgos a medida que estén disponibles.
  • ¿Cómo sé que la vacuna del COVID-19 es segura?

    Todas las vacunas requieren una extensa investigación, documentación y ensayos clínicos monitoreados de cerca para determinar la eficacia y la seguridad antes de que las compañías farmacéuticas las presenten para su aprobación. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. es responsable de garantizar la seguridad, la eficacia y la disponibilidad de las vacunas en los Estados Unidos. La FDA exige que los fabricantes hagan pruebas exhaustivas antes de poner las vacunas a disposición del público para proteger la seguridad e identificar cualquier posible efecto secundario.

     

    Si la FDA determina que una vacuna cumple sus normas de seguridad y eficacia, puede hacer que estas vacunas estén disponibles para su uso en los Estados Unidos mediante aprobación o autorización de uso de emergencia (EUA).

  • ¿Dónde puedo encontrar más información del COVID-19?